Cañon del Arroyo Majales en carga

Aprovechando las lluvias consecutivas que hemos tenido en estas últimas semanas, el día 10 de marzo de 2018 nos fuimos a probar las aguas del Cañón Arroyo Majales. Afortunadamente, un descenso que muchas va seco, estaba esperando con todo su esplendor a que lo descendieramos. Se trata de un descenso que concentra la mayor parte de sus resaltes en la parte final, a partir de que se ve el pueblo. No obstante, al hacerlo con combinación de coches entramos comodamente y disfrutamos de algún salto, tobogán y destrepe menos conocido. Esperabamos precipitaciones abundantes durante el descenso, pero el tiempo se comportó y disfrutamos de un ambiente tranquilo. Al final comenzó a caer una lluvia menuda…

Bea Instalando el primer rapel del descenso…

Karlos Caballero en pleno rapel. Álvaro asegurando…

La primera parte de esta barranco, salvo el primer rapel, te lleva bajo un techo de zarza y adelfas.

En uno de los primeros toboganes… Hay poca profundidad. Solo tienes que deslizarte poco a poco y caerás sobre un fondo de gravilla.

Este salto me encanta…

El agua hace maravillas en este cañón y te permite improvisar toboganes donde normalmente no podrías deslizarte.

 Así es esta parte con bastante menos caudal…

Desde el margen derecho del tobogán, se puede dar este salto generoso. Hazlo donde rompe la espuma del activo…

Aunque no te pierdas el tobogán que cuando va generoso de agua, como ese día, no tiene nada que envidiarle al salto.En estas condiciones el caudal empuja tela y lo mejor es dejarse llevar porque se trata de un lecho totalmente pulido, sin margen de error.

El gra tobogán semanas después. Ha perdido caudal, pero sigue siendo uno de los pasajes más lúdicos de este cañón.

Este <<primer rapel>>, aunque aterrezado, impresiona con este caudal. Su forma en recoveco, sin que se vea el final provoca incertidumbre a los que no lo han hecho nunca. En la poza de recepción la fuerza del agua creó un rebufo que sacó 3 metros más adelante a una de las sacas que tiró una compañera desde arriba.

  

Sin caudal, podría incluso destreparse, aunque resulta un rapel atractivo y entretenido.

Desde esta parte del barranco, se vé el pueblo como si fuera una postal. Es una de las peculiaridades de este cañón semiabierto.

A partir de aquí, el río se encajona y vienen una sucesión de rapeles, combinados con destrepes comprometidos…

Semanas después con menos agua, resulta más llevadero…

El mismo destrepe casi un mes después…

Con menos caudal, la misma poza no presenta movimientos y conserva su característica agua verde.

¿LLueve en el Cañón?

La <<técnica C Soto>> de descenso por columna de agua. 1, 2, visto y no visto…

El caudal que baja por este resalte se normaliza con el paso del tiempo, incluso hasta llegar a secarse por un sumidero situado más arriba…

Aproximación al último rapel del descenso.

En este penúltimo rapel, el empuje del agua comprometía un poco la salida…

Así de alegre bajaba el caudal por el Cañón de Arroyo Majales, indicador a tener en cuenta puesto que es un descenso que salvo en momentos de fuertes lluvias como en este caso, va seco. Este rapel puede destreparse por el margen derecho orográfico para aquellos que no quieran descenderlo con cuerda. En la poza de recepción hay que tener cuidado con mucho caudal porque no es fácil la salida. Hay que intentar ajustar la cuerda.

Todo salió bien gracias a estos buenos compañeros: Ángel, Rafa, Carmen, Mary y Karlos.

El pueblo nos esperaba al final con sus tapas y su alegría… para reponer fuerzas.

Gracias a Carlos y Ángel por las fotos de esta reseña. La gente de Montaña Viva han aportado las fotos que han permitido comparar el caudal del cañón, descendido por ellos el 8 de abril de 2018 (casi 1 mes después).

One thought on “Cañon del Arroyo Majales en carga

  1. Pingback: Barranco del Sauce (bajo la lluvia) – el blog de Adrián

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.