Tarde de prácticas en el Cañón del Calzadillas (Sevilla)

A principios de abril, mi compañera Carmen y yo nos fuimos una tarde después del curro a practicar barranquismo al Cañón de Calzadillas en Almadén de la Plata. Nos lo tomamos con calma, primero fuimos a dejar el coche en la salida y nos acercamos a ver la última badina. Luego nos comimos un bocata de lomo a la pmienta y mojo picón y seguidamente, ya con los “hierros” y los neoprenos a cuestas, caminito para arriba para comenzar el descenso. El cañón estaba tranquilito de agua e incluso en algunas partes el agua asentada. Hasta llegar a la primera cabecera fuimos progresando por el margen derecho.

En la cabecera del primer resalte terminamos de equiparnos. Con la finalidad de practicar la instalación de pasamanos por autodescuelgue empleamos al reunión central cuya recepción es a una marmita contigua a la baduina central que comunica con la siguiente cabecera.

Las últimas crecidas producidas en el cañón han provocado algunos cambios en su fisinomía, como por ejemplo la playa de tierra que en otras ocasiones se podía ver en un borde de la badina de recepción del segundo rappel, ahora está oculta y la poza se haya colmatada con grandes piedras…

El camino hacia este último enclave se realiza a través del lecho del cañón, sorteando pequeñas pozas, algunas de ellas algo estancadas, aunque en ciertas partes se observa un pequeño hilo de agua corriente, limpia y pura… El descenso lo realizamos empleando la reunión de la gran piedra que sirve de techo a la cueva secreta…

¡No dejéis de visitar Calzadillas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.