Cañón de Lentegí (Granada)

El 17 de junio de 2017 un grupo en el que estábamos Enrique, Mariano, Manolo, Quini, Macarena, Ángela y yo, nos acercamos desde Sevilla y Málaga, a realizar el descenso del Cañón de Lentegí, situado en la localidad del mismo nombre, cerca de Otívar, pueblo granadino de la costa tropical (cercano a Almuñercar) al que muchos barranquistas acuden para realizar Río Verde. Pues bien, salimos desde Sevilla a las 7:00 de la mañana porque nos quedaba por delante unas 4 horas de carretera. Sobre las 11:30 llegamos al pueblo y realizamos la combinación de coches sin perder tiempo. La aproximación al inicio del descenso no es larga, pero no debíamos perder tiempo pues teníamos por delante 4 horas de descenso y la vuelta en coche a Sevilla. En esta ocasión optamos por realizar solo Letengí en lugar de combinarlo con el Guadaljana que muchas veces ase adopta como tramo superior del popular descenso.

Afortunadamente aún corría un poquitín de agua y como veremos en algunas pozas se podía dar un buen salto. A mi que me encanta el agua, me volví muy satisfecho y con ganas de realizarlo en otra ocasión con algo más de caudal. Casi desde el principio estás rapelando y no paras de hacerlo hasta el final, aunque si es verdad que tiene muchos resaltes destrepables, y la mayoría de las progresiones no entrañan dificultad. No sé como será con más agua, pero en el estado acuático en el que nos lo encontramos no representaba ninguna peligrosidad, y además permitió realizar incluso saltos y toboganes…


El siguiente rapel, se puede hacer como tobogán, pero cuidado con los rebalones, y siempre apoyándose en la cuerda…

Una de las partes más hermosas es esta pequeña cueva que se forma recogiendo elprecipitar de la surgencia espontánea de agua del cañón…

La parte más encañonada es la central (a partir del rapel más largo se ven la paredes cortadas). Al principio es un suave paseo por el río con ciertos resaltes y pequeños toboganes…

El primer tobogán con cierta entidad y tras una poza de transición, el primer salto. Si saltas desde la piedra hay que proyectar un metro hacia adelante para caer bien con seguridad y las piernas flexionadas, aunque todo dependerá del caudal de cada momento.

El famoso rapel “La Narizota” de 25 metros por el que es conocido este barranco, no pudimos realizarlo al coincidir con otro grupo, pero probamos en esta ocasión el rapel de unos 20 metros ‘con volado’ de la zona izquierda orográfica…

“La Narizota”, 25 metros (rapel más largo de Lentegí)

Continua el barranco con resaltes, ‘destrepes imposibles’ y cuevas que nos llevan al siguiente hito, el conocido como “lago azul”, aunque estabe vez estaba el agua más baja que de costumbre por lo que optamos por no dar el salto desde la cabecera del rapel…

Me tocó instalar el rapel del Lago Azul…

Y luego, lo salté pero desde el lateral, ajustando el vuelo…

Incluso hubo tiempo para un baño en este lago sombrío…

Aunque la siguiente tampoco estaba mal y el salto es muy sencillo en este caso, si se busca la piedra adecuada desde la que impulsarte. Apenas un paso adelante y caída…

A partir de aquí el cañón, dada la época del año y que este año no ha sido especialmente de lluvias continuadas, comenzaba a perder agua y había partes bastante secas. Tan solo en esta última poza (la de la tubería) quedaba un resto…

Como se trata de un cañón rodeado de tierras de labor, productoras de nísperos e higueras, entre otros cultivos, los agricultores de la zona aprovechan este caudal de agua para proveerse y en momentos en el que lleva poca agua llega a quedarse seco. No obstante, cuando ya íbamos buscando la salida este paraje natural nos reservaba esta última poza, para mi de las más bellas del descenso. Su configuración es de esas que te anima a quedarte una o dos horas con buena compañía, fusionado con el entorno…

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *