Barranco de Puerto Ramos (Málaga)

Aprovechando la cercanía de Sevilla del Barranco de Puerto Ramos, organizamos un descenso en este barranco-escuela en el que tenemos una gran variedad de ocasiones para practicar instalaciones. Es ideal para llevar a personas que quieren iniciarse en el Barranquismo, pues se trata de un barranco bastante bien formado y excavado, con dos verticales de relativa importancia, pasamanos, destrepes y salidas expuestas. En esta ocasión fuimos sin agua, estado habitual del barranco salvo en las ocasiones en que llueve bastante cantidad y de forma continuada, que se han dado durante la pasada primavera de 2018, en la que algunos han tenido el privilegio de realizar el descenso con agua. Ese será nuestro próximo objetivo. Os dejo las imágenes de nuestro descenso realizado durante el mes de mayo de este año.

Partimos desde Sevilla con perspectiva de tormenta y estacionamos el coche en el aparcamiento donde viene siendo habitual equiparse para subir a la cabecera del barranco. Desde allí, ya puede verse si el barranco lleva agua y algunas de sus verticales, estando en primer plano su desnivel de salida de 25 metros.

El barranco, que había tenido agua corriente en las semanas anteriores, se encontraba seco, dado su carácter torrencial…

La aproximación supone una subida de 20 o 30 minutos, tomando un carril de la izquierda respecto a la situación de la cabecera final…

Cuando llegamos arriba, tendremos que dejar el camino e ir llaneando para buscar el margen izquierdo orográfico del barranco. En la cabecera hay espacio para ensacar las cuerdas y terminar de equiparse…

En el margen izquierdo hay un químico que algunos grupos utilizan para realizar un primer rappel, pero en las condiciones en que nos encontramos el barranco puede sustituirse por un sencillo destrepe, ya que el acceso a la primera vertical es muy cómodo, al contar con una repisa en la que pueden estar dos personas cómodamente.

La primera vertical es arrampada y la salida no ofrece ninguna dificultad…

A continuación hay un pasillo estrecho, que seguro que tiene que ofrecer mucho juego con agua, y que da acceso a un pequeño desnivel de 5 m como antesala de la primera gran vertical del barranco de 17 m.

La pequeña vertical la solventamos con una cuerda en doble, que nos sirvió para aproximarnos a la cabecera del rappel grande con seguridad. En la marmita de recepción pueden esperar 3 o 4 personas.

El descenso de la “gran vertical” tiene que realizarse con cuidado de no caer en la marmita trampa de la izquierda que suele conservar agua en estado de putrefacción. Algunos grupos suelen montar un rappel guiado, lo cual puede ser una opción a tener en cuenta para lo casos en que el barranco vaya en carga…

A continuación nos encontramos con otros de los grandes hitos de este barranco, el pasamanos que por su longitud hay que montarlo con punto intermedio y que desemboca en un rappel de unos 10 metros.

Conviene que este paso se agilice, pues el montador tiene que permanecer en una reunión colgada y expuesta hasta que pase todo el grupo.

A continuación quedan lo rappeles finales, el cual montamos desde la primera reunión, añadiendo un desviador de la cuerda mediante una cinta express. Con agua esta última parte debe ser especialmente delicada por la configuración del cañón en esta zona.

Superado este desnivel, quedaba el reto final. Un rappel de 25 metreos, precedido de un pasamanos que te conduce a la salida, la cual es expuesta. El rappel tiene una parte de pared, un “volado” de varios metros y una rampa final. Cuando el barranco lleva suficiente agua, el caudal cae por la parte derecha de la trayectoria del rappel creando un bonito y espectacular salto de agua…

Hasta la próxima reseña!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.