Río Verde con amigos

El día 28 de octubre de 2017 fui con 9 compañeros del mi club a realizar el Descenso del Cañón de Río Verde en Otívar, municipio situado en la costa tropical de Granada, cercano a Almuñecar. Nos hizo un día estupendo, soleado y fresco, y el agua estaba verde esmeralda, preciosas, haciendo honor al nombre de este paraje sinigual. Encontramos a un grupo de compañeros al principio que remontó el río desde el final del barranco y nos pasaron pronto. Luego hubo un pequeño grupo de barranquistas con los que conicidimos en la <<Y griega>> y el resto del tiempo fuimos el único grupo que estuvo en el barranco. Esta era la segunda vez que iba después del descenso realizado con Montaña Viva en abril de este año. Esta vez con algo menos de caudal pero con la ventaja de poder disfrutar de unas piscinas naturales de agua cristalina.

De izquierda a derecha: Ignacio, Enrique, Inma, Aurora, Manolo, Adrián (yo), Pepe, Bornes, Nacho y Mariano (el autor de la foto que está tumbado).

Nacho en pleno éxtasis hasta de comenzar el descenso… El día estaba para disfrutar de esta forma. Un agua cristalina, los rayos de sol penetrando en el agua y el sonido del rullar como música en los oídos.

Primeros resaltes. En la foto Pepe, Inma y Bornes.

Aquí podemos destrapar o mejor, saltar desde la piedra de la derecha un poco hacia adelante con ganas. No hay mejor manera de empezar un barranco como este caracterizado por sus badinas profundas…

En este primera rappel, muchos optan por el salto. En total 7 metros de caída libre a las profundas aguas. Intenta salvar la espuma tomando un poco de eimpulso o desde la piedra que hay situada a la derecha. Algunos compañeros emplearon la cuerda y otros saltamos…

Continuamos por un pequeño pasillo, que conduce a otro resalte saltable desde la derecha, pero que configura un simpático tobogán.

A continuación tenemos un segundo tobogán con más altura que el anterior

Tras estos resaltes, llegamos al que para muchos es el primer rappel: El llamado Gran Tobogán de 12 metros. Se trata de un rappel en rampa por el que baja un caño de agua respetable y que descansa en una de las badinas más profundas y grandes del barranco. Como la última parte se puede descender cómodamente como un tobogán, Ignacio realizó una instalación de la cuerda de aproximadamente 7 metros, dejando los últimos para emplear el deslizamiento natural que el aagua ha provocado en la roca.

Momentos de disfrute…

Pasillo inundado de aguas cristalinas.

Este es uno de los toboganes más estéticos y divertidos de Río Verde. Primero bajas con una cuerda de nudos. Donde yo estoy colocado puedes estar de pie para ayudar a los compañeros si tienes un poco de cuidado, ya que el lecho de roca está muy resbaladizo. Una vez en esta plataforma, te sientas en la parte izquierda y a tus pies encuentras el tobogán perfectamente definido en la roca y la poza de recepción ajustada a la espectacular caída. Mis compañeros se lo pasaron de fábula como muestran las fotos…

La primera etapa del barranco finalizaba con el siguiente rappel, los estéticos 13 metros de la <<Y griega>>. En esta ocasión la isntalé yo y puedo atestiguar que el <<desembragable con ocho peinado>> funciona adecuadamente en esta instalación. Para los que nunca lo habéis hecho, lo habitual es descenderlo desde la cueva evitando en la mayor parte del recorrido que el salto de agua te caiga directamente encima.

Pepe, el aventurero, en plena cascada de la Y Griega.

Un compañero de otro grupo en pleno salto. Otra forma de superar este resalte singular…

El siguiente rappel finaliza en un pasillo inundado de gran estética y singularidad, cuyo salto a veces se evita porque resulta de ejecución bastante ajustada. No obstante, realizar el descenso resulta bastante divertido, bien primero por la cueva interior y desde allí empleando la cuerda o bien desde el principio realizando el tobogán hasta la badina y desde allí rappelando. Por la parte izquierda hay opción de desviarte para evitar los movimiento de agua del principio de la badina y desde esa posición segura realizar un pequeña salto hacia adelante. Esta pequeña plataforma es idónea para recuperar la cuerda y recogerla cómodamente antes de seguir el recorrido. Una vez que pasamos este resalte estábamos en la parte final del recorrido. el último rappel estaba precedido de este balcón desde el que se podía dar un imponente salto empleando la piedra de la izquierda.

La badina de recepción tenía el agua verde oscuro de lo profunda que era…

Y tras este salto, el último rappel del recorrido y la cueva que se forma en su recepción.

¡Hasta la próxima aventura! Agradezco especialmente a Mariano Salas la aportación de las fotografías de esta reseña, y a Manolo por el magnífico vídeo.

One thought on “Río Verde con amigos

  1. Pingback: Kayak en la Playa de La Herradura – el blog de Adrián

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *