Barranco Risco Blanco (Sevilla)

El Barranco Risco Blanco, situado en pleno Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, y cerca del municipio de Almadén de la Plata, es un paraje excavado en granito, caracterizado por una bellísima sobriedad. Es un barranco elegantísimo de badinas profundas, formado por un tramo superior que integra saltos, toboganes, progresión horizontal y rapeles, junto a una segunda parte que culmina en dos bellísimos rapeles encadenados, llegando a sumar 31 metros en total, siendo la caída última de 19 metros espectacular para la vista y los sentidos en general. He tenido el placer de realizar este Barranco el pasado 3 de octubre de 2016 acompañando a la empresa de turismo activo Montaña Viva. Hemos realizado el barranco de forma integral y lo hemos encontrado con una cantidad de agua aceptable, tanto en la badinas como en los saltos, con lo que hemos podido practicar todas las técnicas de barranquismo, desde el rapel, la progresión horizontal, el salto hasta el tobogán y el nado. La experiencia ha sido para volver a repetirla…
14991232_10208051985958935_4262976458838863247_o

Lo primero, pasamos la cancela del Parque, ya que este Barranco necesita autorización por parte de la Junta de Andalucía. Entre otras cosas, dicho permiso institucional te proporciona las llaves de la puerta y a sí te ahorras bastantes kilómetros hasta llegar a la zona de estacionamiento de los vehículos, próxima al inicio del barranco.
15003364_10208051986118939_3377949936444290407_o15000096_10208051986598951_8078342272277690649_oUna vez dejados los coches, nos aproximamos caminando (ya medio vestidos) al Barranco a través de los terrenos del Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla. Recomiendo la combinación de coches, sobre todo porque este barrancos guarda una sorpresita final referida a un repecho muy inclinado que tienes que hacer para salir de la zona de barranco en un momento en el que ya llevas todo el barranco a tus espaldas. Yo me alegré de que el coche estuviera justo al final de dicho tramo, porque si no habría que haber andado por lo menos media hora más con todo el equipo encima hasta el punto de estacionamiento anterior.

15000703_10208051986678953_5104817160891493066_oPrimer contacto con el agua. ¡Cuidado no sueltes la plancha de metal!

15039649_10208051986718954_5698927508261953584_o 15068270_10208051987438972_2820410674698406807_oComenzamos a progresar. Primero en horizontal y ya vamos notando un preludio de la profundidad del lecho de este barranco, sin porosidad por tratarse de granito…

14991246_10208051987598976_4017761158995159936_oUn primer salto calculado al milimetro en una bañera natural: deslizate, flexiona las piernas y cae ligeramente hacia adelante…

14991219_10208051987758980_7048237483222186939_oA continuación el primer tobogan a una de las grandes badinas de este barranco.

15068868_10208051988278993_2176952609545049736_oY mientras los compañeros de Montaña Viva montan en primer rapel, tiempo para trepar por la loma y dar un salto de unos 4 metros de altura… (totalmente opcional, pero no por ello menos divertido).

14976530_10208051988518999_7639762684477819073_oPrimer rapel de 14 metros

15003435_10208051988919009_4604025943227635106_oY después del primer rapel, un salto de algo mas de 5 metros sobre una profunda badina, que podría evitarse destrepando por el lateral hasta la cabecera del segundo rapel, pero si se realiza resulta espectacular. Ahora bien, hay que hacer un salto potente porque la caída no es limpia del todo y conviene salvar un poco la pared saliente de debajo.

15039450_10208051988999011_7220683336906462430_oY llegamos el segundo rapel, que entonces llevaba agua. Nano de Montaña Viva, asegurando abajo sobre una roca que no siempre (dependiendo del nivel de carga) estará visible.

15016259_10208051989159015_4182746671828485547_oY no perdemos la ocasión de saltar, esta vez a la extensa badina en la que descansa el segundo rapel.

A partir de aquí, final del tramo superior el barranco pierde su encajonamiento y anima a realizar un paseo por una zona más abierta en la búsqueda del tramo inferior que resultará a aquel que decida intentarlo de sin igual belleza.

15025125_10208051989719029_1812707631465666353_oLa última parte, la más encojanada del recorrido es la que nos pondrá en el dilema de seguir si el barranco está en carga, porque una vez descendido el primer rapel de 12 metros (tercero en nuestro cómputo) no podremos escaparnos en el caso de dificultades. Y podría volverse muy peligroso el asunto en el caso de tomar la decisión inapropiada. Os dejo dos hermosas fotos:

14976752_10208051989759030_7440230178793923981_oTercer rápel de Risco Blanco

15039595_10208051990599051_578950772849927529_oCuarto rápel de Risco Blanco

Mi agradecimiento a Rafael Jiménez Baturones, Coordinador de Montaña Viva, y a Nano y Carmen, miembros de su equipo, por su ayuda, su simpatía, por las fotos que aquí aparecen y por hacerlo todo tan apasionante y divertido.

One thought on “Barranco Risco Blanco (Sevilla)

  1. Pingback: Barranco Risco Blanco, un descenso de aventura – el blog de Adrián

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *